De Dios

Qué hermoso es abrir los ojos en la mañana y saberse protegida, segura. Despertar sabiendo que tengo un Padre en los cielos que cuida de mí en la tierra. Saber que soy de Él.

Es lo único que deseo compartir hoy. No tengo más palabras para describir esta experiencia, la cual no es exclusiva, sino, común para todos los que tengan a Dios por Padre.

Posted in Uncategorized | Leave a comment