Depósito en el Banco del Cielo

“No os hagáis tesoros en la tierra […]; sino haceos tesoros en el cielo, donde ni la polilla ni el orín corrompen, y donde ladrones no minan ni hurtan.” Mateo 6:19-20 (RVR 1960)

Analogía sobre el tipo de activos que podemos “depositar” en el Banco del Cielo. Si Jesús habló de que debemos hacer tesoro en el cielo (cf. Mt. 6:19-20), podemos imitar su línea de pensamiento así…

  • Buenos días.
  • Buenos días.
  • ¿En qué te puedo ayudar hoy?
  • Pues, vengo a depositar.
  • ¿Qué tenemos aquí…? ¿Cuánto va a depositar del primer ítem?
  • El 100 por ciento.
  • ¿Del segundo?
  • El 100 por ciento.
  • ¿Del tercero?
  • El 100 por ciento.
  • ¿Desea que aseguremos el depósito?
  • No sé cómo funciona eso. ¿Cuánto me costará?
  • El costo del principal ya lo pagó el Dueño. Ahora, su parte consistiría en comprometerse a no retirar lo depositado jamás, para que el Dueño pueda disponer de ello cuando Él quiera.
  • Entiendo, el seguro consiste en renunciar a mis derechos sobre cada ítem asegurado, y entregárselo al Dueño. Es una entrega total de cada ítem en vez de un depósito con intereses sencillos.
  • Es correcto. Lo único que, como usted sabe, nosotros registramos la transacción como un “traslado de bienes”, pues la mayoría de los ítems que se depositan en este banco existen porque de una manera u otra el Dueño lo creó, o lo permitió o lo cedió en algún momento anterior.
  • Pero si lo dio, ¿por qué lo quita?
  • Él no lo quita; usted lo entrega. Y Él lo reinvierte y multiplica, aumentando sus intereses en este banco.
  • Todo sea por agradar al Dueño. Lo aseguro todo.
  • Muy bien. Esta transacción pudiera tomar unos pocos minutos. Puede sentarse y esperar. Le llamaremos cuando esté listo. Tiene hasta que le llamemos para cambiar de opinión sobre el seguro.
  • Si cambio de opinión, ¿qué pasará?
  • Nada nuevo; no habrá ningún cambio en su cuenta si lo hace antes de firmar. Si cancela después de firmar, su cuenta se podría cerrar. Y, perdería todos los intereses acumulados. Si decidiera reabrirla, tendría que empezar en cero nuevamente.
  • Espero en la silla.

(Pausa)

  • Ya puede pasar.
  • ¿Por qué tardaron tanto?
  • Porque algunos de los ítems que trajo tenían reservas y restricciones, especialmente el primero.
  • Entiendo…
  • Ya casi estamos listos. Para completar esta transacción, deberá redactar una carta en la que certifique que su depósito es voluntario y que lo desea asegurar; debe incluir una lista detallada de lo que entrega. La carta se adjuntará al contrato con el Dueño.
  • ¿Un contrato? ¿Cuándo el Dueño vendrá a firmarlo?
  • Ya Su parte está firmada desde la muerte de Jesús en la cruz, llamado el Decreto de Colosenses 2. Es la parte suya a la que le faltaba el anejo del seguro desde el día de su conversión.
  • Disculpe, ¿me podría ayudar a redactar y escribir la carta? Es que mi letra no es muy clara que digamos y no quiero que me la devuelvan. Yo la firmaré con gusto.
  • Cómo no. Se hace a menudo con nuestros clientes. Comencemos:

Padre, en el nombre de Jesús tu Hijo y mi Salvador, voluntariamente te entrego lo siguiente:

  • Ítem #1: Mi voluntad.
  • Ítem #2: Mi vida.
  • Ítem #3: Mi amor.

Te entrego mi voluntad, para que de hoy en adelante todas mis decisiones sean conforme a la voluntad tuya, y mis emociones jamás me venzan.

Te entrego mi vida, literalmente, para que dispongas de ella cuando quieras; y simbólicamente, para que sea tuyo cuanto es importante para mí, y cuanto tenga que ver con los cuidados de mi cuerpo; y cuanto tenga que ver con la manera en que invierto mis energías mientras pueda respirar.

Te entrego mi amor, para que nunca se divida entre dos señores; para que sea tuyo y nada más, y no duela nada cuanto hago por ti; para que nunca ame a otra persona ni otra cosa más que a ti; y por último, para agradecerte el que tú te hiciste hombre por amarme a mí primero.

Para redactar este documento he recibido la ayuda del Espíritu Santo, quien conoce tu corazón y el mío, y quien certifica que todo lo dicho es verdad. Yo, de acuerdo con todo lo anterior, firmo con mi nombre y apellidos, en la fecha de hoy.

  • Me complace informarle que a todos los que le entregan el 100 por ciento de su amor al Dueño, el Hijo los visita para cenar juntos y compartir. Así que, espérelo muy pronto por su casa.
  • Gracias y, como siempre, muy amable.
  • A la orden, amigo.

 

Redactado en noviembre de 2009. Publicado aquí en diciembre de 2017. Por: Enid.

Puede enviar sus comentarios a: enidtc.blog@gmail.com

ENID:XI-09/XII-17

This entry was posted in Reflexiones and tagged , , . Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s