Que Dios ignore es el peor castigo

“Efraín es dado a ídolos; déjalo.” Oseas 4:17 (RVR 1960)

Que Dios ignore al que insiste en pecar, es el peor de los castigos. El que Él prolongue su misericordia al que no la aprecia, significa que recibirá al final peores consecuencias y mayor ira en el juicio.

Si Dios ignora, significa que no redargüirá ni convencerá de pecado; y sin esta acción del Espíritu, jamás el alma se volverá en actitud de arrepentimiento hacia Dios, perdiendo toda esperanza de salvación.

“Y dijo Jehová: No contenderá mi espíritu con el hombre para siempre […]”. Génesis 6:3 (RVR 1960)

Este es el riesgo que se corre el que insiste en pecar: el que Jehová lo deseche, que lo ignore, que lo olvide; que lo deje sufrir las consencuencias de sus acciones, solo. Aunque disfrute su maldad en la tierra, ¿quién o qué lo consolará el día del juicio, cuando el Juez de toda la tierra lo juzgue, lo sentencie y lo lance a la perdición eterna? (Mt 10:28, 2 P 2:9, 3:7, Ap 21:8)

El que peca deliberadamente ya tiene sentencia; aunque no tema, aunque no le importe. Al que sea víctima de alguno de estos ignorados de Dios, le digo: no pierda la fe, porque mientras sea fiel, recibirá la recompensa de Job, la recompensa de Lázaro el mendigo, la recompensa de los héroes de la fe refugiados en las cavernas; la recompensa a la iglesia de Filadelfia; la recompensa irrevocable y eterna de los justos.

This entry was posted in Reflexiones and tagged , , , , , , . Bookmark the permalink.