Mi mamá, desde antes del COVID-19

Mi mamá trabajó fuera y estudiaba, hasta que fuimos cuatro hijos; ella entonces decidió dejar el trabajo y criarnos. Me faltan las palabras para agradecerle lo que hizo por nosotros. Nos llevaba a la escuela y nos buscaba. Nos ayudaba a estudiar. Nos enseñó ella misma a ser independientes, a defendernos, a amar, a respetar… Nos enseñó los valores que nos emuló, los que quiso. Ella misma, no una nana, ni la tele, ni un vecino. 

Yo no recuerdo a mi mamá sentarse a tomar un receso cuando nos criaba. Mi papá trabajaba fuera, pero nos dice que hubiera deseado poder pagarle una ayudante, para que mami no pasara tanto tiempo en la cocina.

Mami no nos crió vagos. Cada uno de los hijos, los tres varones y yo, teníamos tareas que hacer. Ella nos enseñó a preparar la cama, a limpiar la casa, a cocinar lo básico y a fregar trastes. Sí, a los varones y a mí.

¡Y las peleas entre hermanos! ¿Sabe usted el tiempo que pasaba corrigiéndonos, hijos de cuatro planetas diferentes? ¡Porque somos súper diferentes! Ahí se iban unos buenos ratos.

A la hora de estudiar no había eso de pagar un tutor o preguntar en Google. Mami se las tenía que resolver. Teníamos que ir a la biblioteca y aprender a buscar EN-CI-CLO-PE-DIAS — suavecito, porque es tan vieja esa palabra que se puede romper. Teníamos que recortar periódicos y “shoppers”. Recortar a la antigua, con tijera, no eso de hacer un “screenshot” y un “crop” para hacer un “paste” en Word. Naaada de eso. 

Mami nos enseñó a hacer las tareas nosotros mismos, poco a poco, según nuestra capacidad. Las notas (calificaciones) de las clases las teníamos que trabajar; aunque en verdad eran compartidas, por la mami-maestra y nosotros. 

Nos enseñó el valor de una A y de una B o lo que fuera. Sin complejos. A competir, no contra los demás, sino con nosotros mismos, a dar lo mejor. Y eso toma tiempo y constancia. Nos sentíamos bien con la B del proyecto que hicimos nosotros mismos, aunque al otro le dieran una A, más un certificado, una estrella y un show mediático — por un trabajo que en realidad le hizo el padre, ¡no el niño o niña! Mami nos enseñó el valor de aprender y a no a envidiar.

Mami lavaba ropa todos los días. Y planchaba ella misma. Todavía lo hace. Y lo hace súper bien. ¿En qué “laundry” plancharon tu uniforme?, nos decían. Ja, ja, ja, ¡fue mi mamá! De lujo. ¿Esa blusa es nueva?, preguntan. Pero no, tiene más años que el polvo, pero mi mamá lava bien. Separa las telas, los colores, sabe qué temperatura usar. De mirar una tela, ya sabe qué hacer. 

Cuando me daba miedo por las noches, llamaba a mami y ella oraba conmigo. Cuando tenía sed de madrugada, le cambiaba el nombre por el de  “¡¡Agua!!” o  “¡¡Leche!!”. Y como familia de coquíes, mis hermanos me hacían eco, y otras noches yo a ellos, gritando porque teníamos sed. Y ella nos atendía, como zombie, pero llegaba, sin refunfuñar. 

“Tan linda tu mamá”, siempre me han dicho. Porque es sencilla, pero se cuida. Y ahora que usa la trotadora, quién sabe y compita en años con Matusalén… 

Mami nos atendía, a los cuatro. Y siempre nos hemos congregado en la iglesia por las noches, de tres a cinco días a la semana. Fieles, y aun más porque mi papá es pastor. 

Mi papá es muy trabajador; no se queda quieto. Y si tiene que coger una escoba, sin complejo lo hace. Nos enseñó que la mujer no es una esclava del hombre, que eso del machismo no va. Pero hoy me he limitado a hablar de mami.

A mi mami y a todas las mamis que se ocupan de sus hijos; a las mamis viejitas y a las jóvenes; a las mamis que lo son porque adoptaron; en fin, a todas las que crían con amor: muchas felicidades y mucho amor para ustedes. Gracias por sus regalos y dones para sus hijos, en especial, por cada minuto dedicado a estar junto a ellos. 
De todos los tesoros, los que no se compran con dinero, ni se lucen sobre un tablillero, estos suelen ser los mejores. Y de todos los tesoros intangibles, el tiempo con nuestra mami está entre los superiores. Gracias por cada uno de esos minutos, horas y años.

This entry was posted in Uncategorized and tagged , . Bookmark the permalink.

Comentarios / Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.