TEA: Un monstruo mutante

NIH, con un destornillador en su mano, explora el interior de su juguete. En el proceso, juega que está creando un Monstruo Mutante (Sept. 2021)

Todas las personas diagnosticadas con autismo (TEA) son diferentes, aunque compartan rasgos similares dentro del espectro. Nuestro NIño Hermoso (NIH) es muy particular con sus juguetes. No sé si les pasa a ustedes, pero NIH quiere saber qué hay dentro de todos los suyos, especialmente si son robots.

NIH trata de no romper nada, porque según su lógica, si está roto, ya no sirve, y si no sirve, se tira a la basura. (Hemos tenido que visitar la papelera muchas veces para rescatar objetos.)

Pero su curiosidad ganó otra vez, por lo que pidió experimentar con su lagarto robot cuando dejó de funcionar. Aprovechando su interés, tratamos de convertir esta experiencia en una actividad educativa y sensorial, agradable y divertida.

Para él, experimentar significa cortar, pintar, mojar, etcétera, mientras imagina que lo hace en un laboratorio, en donde él es el científico.

Sin más, les presento a la iguana robot, que él llamó Monster:

Iguana robot, sobre mesa, pintada a pincel por NIH.

NIH pintó la iguana utilizando pintura acrílica y pinceles. Practicó sus destrezas de motor fino, coordinación, su conocimiento para combinar colores, y otros.

La guardamos en una funda plástica llena de agua e hielo. La congelamos varias horas. Luego, la intentó abrir a martillazos.

Iguana robot dentro de un huevo formado con hielo; NIH la intenta abrir con un martillo de cocina.

Martillar no se le hace fácil, pero ha mejorado muchísimo. Estamos muy orgullosos de él. Este proceso lo hizo dos veces, en dos días distintos. La primera vez, cuando se derritió el hielo, llenó de espuma de afeitar la bandeja. Así jugó un buen rato, imaginando que su monstruo disfrutaba la nieve.

Finalmente, su abuelo tiró a Monster muy alto, para que al caer, se terminara de quebrar el hielo. Wow! Fue muy divertido.

Una vez recogido Monster, con un destornillador y la ayuda de súper abuelo, desmontaron a Monster pieza por pieza, puestos los guantes y las gafas de seguridad.

Aunque parezca normal, para NIH este juego de rol de científico le ayuda a soportar la textura del guante y a tolerar las gafas en su rostro. Por su puesto, sigue practicando las destrezas con sus manos.

Nos fascina verlo trabajar así, porque hace un gesto tan serio, frunce el ceño y se concentra mucho en lo que hace. Estaba tan feliz. Y si él es feliz, ya usted sabe, nosotros también lo estamos.

Con esto concluimos por hoy. Si su propio NIH rompe un juguete, quizás puedan jugar de ingenieros o de científicos forenses… Y a sacarle provecho hasta el último momento a ese juguete.

Muchas gracias por su visita. Hasta la próxima.

About Enid

Escribo sobre dos mesas de trabajo: historias de mi sobrino con autismo, y reflexiones sobre lo que es ser cristiano. No soy experta, pero comparto lo que a NIH le hace feliz, y lo que a mí me apasiona sobre mi Señor.
This entry was posted in TEA (Autismo) and tagged , , . Bookmark the permalink.

Comentarios / Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.